1 ene. 2008

Primeras palabras


En la foto: Adriana Carrasco, Galo Carrión, Cristian García y Juan Alvarado

Esta entrevista es parte del artículo que Markka Registrada® (revista ecuatoriana de publicidad y marketing) realizó a Masaki Santo y que se publica en su edición de enero de este año. Masaki Santo comienza este año prisionero de sus palabras.

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Actualmente, ¿cómo se encuentra el diseño gráfico en el país?

Desde hace algunos años el ejercicio del diseño gráfico se ha ido vinculando cada vez mas al área de la publicidad, en unos casos con ejemplos notables a nivel de mensajes y propuestas gráficas y en otro casos como mero instrumento que permite darle forma a las ideas de otros. Esto ha generado que exista cada vez menos un vínculo o un sentimiento de pertenecer a un colectivo de profesionales. Existen esfuerzos aislados por tener una voz y una propuesta propia, pero estos desgraciadamente no han tenido ni el impacto ni la continuidad en la opinión publica.

¿Existe una identidad en el diseñador gráfico nacional ?

El tema de la identidad y su significado es una discusión eterna e inútil desde nuestro punto de vista. Es algo así como el tratar de definir el sexo de los ángeles. En todo caso, los rasgos que identifican el trabajo y los servicios que uno u otro diseñador tienen -a la que podríamos llamar identidad- son el resultado de un trayecto que toma su tiempo. Partiendo de este precepto, creemos que los diseñadores gráficos si tienen una identidad, que esta más del lado de lo profesional que del lado de sus propuestas gráficas. Estos rasgos de identidad podrían ser:

-Una mala formación
-Poco o nula actualización de conocimientos,
-Mala estrategia a la hora de ofrecer sus servicios profesionales y
-Una pasiva actitud frente a los clientes.

Cualquier diseñador que pretenda poner una denominación de origen a sus trabajos debería paralelamente, cuestionarse su ejercicio profesional, pues de lo contrario todo su esfuerzo creativo será un ejercicio profesional sin sentido y estará destinado a durar lo que duran las modas, las tendencias o la novelería.

¿Qué importancia o respeto le dan las marcas nacionales al diseño gráfico? Si considera que aún no se da esto, ¿qué falta para que suceda?

El valor que un cliente le puede dar al diseño gráfico esta directamente ligado al conocimiento de su marca. Mientras más claro tenga un cliente los valores de su marca, las estrategias que la rigen y sus proyecciones a futuro, será mucho más crítico a la hora de contratar los servicios de diseño. En la medida que esto suceda, los diseñadores debemos estar más preparados a nivel profesional para poder entender, cuestionar y proponer soluciones que comuniquen lo que la marca y sus consumidores demandan. Si esto no sucede, estaremos condenados a cumplir los caprichos y subjetividades de nuestros clientes.



¿Hacia dónde apunta esta industria a nivel local?

Como están las cosas, todo indica que los diseñadores gráficos cada vez más van a ver seducidos por el mundo de la publicidad y sus derivados, es decir, es muy probable que los profesionales que se gradúan cada año terminen haciendo carrera como “gráficos” o en el mejor de los casos como creativos dentro de las agencias de publicidad, productoras o teniendo sus “centros de impresión”.

¿En el caso de que un ‘freelance’ pueda tener ideas más frescas o mejores, frente a un diseñador gráfico que trabaja para una misma empresa, ¿cómo debe prepararse el D.G. para enfrentar esto?

En ambos casos creo que el diseñador gráfico o de otro tipo, debe tener suficientes argumentos como para hacer valer sus ideas o propuestas. Mientras mas sólidos sean los argumentos con los que presentemos y sustentemos nuestro trabajo, mas posibilidades tenemos de que nuestras propuestas sean aceptadas y de que no caigan en la subjetividad de quien las evalúa. Estos argumentos deben demostrar un sólido conocimiento del mercado y dejar atrás nuestros viejos argumentos hechos solo para diseñadores.

¿Cuánto les afecta la existencia de diseñadores gráficos que realizan trabajos “abaratados”?

Desgraciadamente el mercado del diseño gráfico a nivel nacional esta desvalorizado, un poco por nuestra propia culpa, por eso se produce este tipo de competencias desleales. Afortunadamente la mayoría de los clientes para los que hemos trabajado, optaron por nosotros basados en nuestra experiencia y en el valor adicional que le aportamos a sus proyectos.

¿Qué hacen para diferenciarse de ellos?

Enfocamos nuestro trabajo en desarrollar una relación con el clientes que nos permita aportar a sus necesidades no solo a nivel gráfico, sino también como comunicadores con conocimientos del mercado a los que ellos se dirigen. Tratamos que nuestro trabajo trasciendan las soluciones gráficas que cumplen ciertos objetivos de comunicación para convertirse en elementos memorables.



¿Es el poco valor a las buenas ideas y estrategias lo que obliga a los diseñadores gráficos a trabajar por precios pequeños?

Tenemos que reconocer que trabajamos en un mercado poco exigente, que se conforma con ideas cliché y desgraciadamente los diseñadores nos conformamos con perpetuarlas. Lo importante es reconocer que existe esta dinámica entre cliente y diseñador y proponer no solo nuevas ideas o estrategias, sino nuevas relaciones de trabajo en donde todos salgamos ganando; clientes con mejores productos gráficos que comunique correctamente y diseñadores mejor pagados y con experiencias que ayuden a madurar el mercado.

¿Debería existir un tarifario standard que muestre los valores que todos los diseñadores gráficos deberían cobrar o es mejor seguir poniendo precios individualmente como hasta ahora lo han hecho?

Un tarifario es necesario como una referencia o una base de trabajo, no como una imposición. Ayuda a la gente que esta empezando en el negocio. Desgraciadamente la labor del diseñador no ha sido lo suficientemente proactiva como para regular el mercado, por lo tanto los precios que se han ido estableciendo en función de la experiencia, la reputación, la formación, etc., o simplemente se regala el trabajo cuando existen otros intereses de por medio.

¿No cree que de esta forma los diseñadores gráficos competirían por calidad y no por precios?

La relación calidad-precio en mercados como los nuestros siempre estarán reñidos, mientras el mercado no madure y nos siga viendo como “Chofer de Mouse” es difícil defender el criterio de calidad a la hora de poner un valor a nuestro trabajo. Ambas partes tenemos que trabajar para cambiar esta percepción.

2 comentarios:

Adn Montalvo Estrada dijo...

Muy bien por Masaki El Santo. La postura está clara y a pesar de que no se menciona, se entiende una filosofía de trabajo.
Felicitaciones por la entrevista y por las fotografías, sobre todo la de apertura. Espectacular!!!

Mazhyx Nash dijo...

adoro ese maniki!!!!!!!